historia

historia

lunes, 9 de octubre de 2017

La vida en la Edad Media

El otro día en la biblioteca me encontré con este libro, titulado: "Una Aldea en tiempos del Románico" cuyos autores son: Jaime Nuño González y Chema Román.



 Comienza con esta introducción:

"Tristeza, oscuridad, guerra y muerte, desolación, abusos, oración y trabajo, mucho trabajo y sudor. Así , con este tópico firmemente asentado, imaginamos la Edad Media, un período de nuestra Historia que abarcó más o menos mil años, un milenio que nos parece siempre igual. Sin ser esto incierto, tampoco es verdad, pues como en nuestro mundo actual, también había muchas ocasiones para la alegría, para la fiesta y el jolgorio, para el descanso y para la felicidad..."

Relacionado con esta última parte, la del ocio en la Edad Media, me he encontrado estas piezas de ajedrez, se las conoce con el nombre de "Piezas del ajedrez Lewis", fueron fabricadas en el siglo XI, probablemente en Noruega, fueron halladas en la playa de Uig (isla de Lewis, Escocia). Son las piezas de ajedrez más antiguas que se conocen, 93 en total, hechas en hueso de morsa y diente de ballena,


Piezas del ajedrez de Lewis

Aparece mencionado dicho ajedrez en el capitulo correspondiente a "Tiempo de diversión"
"Dentro de sus escasas posibilidades, la gente que vivió en época románica también daba mucha importancia a la diversión, aunque las jerarquías religiosas amonestaban con frecuencia a quienes disfrutaban con el juego y la fiesta, especialmente si había músicos y bailes por medio. Nuestra forma de divertirnos muy poco tenía que ver con la suya, pues a falta de grandes espacios de ocio, juegos electrónicos o ante la imposibilidad de hacer grandes viajes de vacaciones, la gente de aldea se buscaba el entretenimiento en el mismo pueblo, participando siempre con amigos. Conocemos algunos juegos infantiles y juveniles de la época, como el alquerque, un tablero que encontramos dibujado aún en muchos pórticos románicos, la chueca, que debía ser similar al hockey, o la pelota, muy popular y que por algunos dibujos parece  que rea una especie de bésibol. Para los mayores los naipes y los dardos eran propios de la taberna, un lugar de mala fama pero muy visitado, aunque uno de los juegos de tablero más valorado era el ajedrez, introducido por los árabes en España y muy apreciado por nobles y reyes.
La llegada al pueblo de un juglar, que contaba hazañas maravillosas de caballeros y damas, era una ocasión especial para reunir a todos, igual que la celebración de una fiesta con músicos que tocaban el rabel o la fídula, la flauta, el arpa, el pandero o la gaita, acompañando a bailarinas llamativamente vestidas. Unos y otras aparecen entre las figuras más representadas de la escultura románica, tanto en capiteles como en canecillos."

viernes, 6 de octubre de 2017

Museo de la Evolución Humana. MEH

El pasado mes aprovechando un puente, nos desplazamos a Burgos, llevábamos tiempo con ganas de visitar el MEH, y las expectativas no defraudaron. Es una visita muy recomendable tanto para adultos como para niños.
El museo ha sido diseñado por el arquitecto Juan Navarro Baldeweg.
Las vistas de la ciudad según entras al edificio con la catedral al fondo son espectaculares.


Una vez dentro el edificio se distribuye en cuatro plantas, que se corresponden con:
La planta -1 se concibe como el corazón del museo. Un único espacio expositivo en el que se ubica el complejo arqueológico-paleontológico de los yacimientos de la Sierra de Atapuerca. El visitante puede encontrar una reproducción de la Sima de los Huesos como un módelo tridimensional y didáctico. En el interior de la primera pastilla se ubica Homo antecessor y los yacimentos de Gran Dolina y Sima del Elefante.
La planta 0 está dedicada a la teoría de la evolución de Charles Darwin y a la historia de la evolución humana. En esta planta se encuentran diez hiperrealistas reproducciones de antepasados del ser humano, realizadas por la escultora francesa Elisabeth Daynès.
También en esta planta se encuentra la reproducción de la popa del HMS Beagle, barco en el que Darwin hizo su famoso viaje de casi 5 años alrededor del mundo, en el que principalmente visitó las islas Galápagos. En esta planta el visitante puede encontrar las características exclusivas de los humanos entre las que se destaca el cerebro.
La planta 1 expone, desde un punto de vista funcional, por qué somos tan iguales al cazador - recolector de hace 9000 años, y sin embargo, tan diferentes. El acceso a la planta de la cultura se realiza desde las rampas mecánicas. En esta planta se repasan los diferentes hitos de la evolución de la cultura.
La planta 2 se recrean los tres ecosistemas fundamentales de la evolución humana: la selva, la sabana y la tundra-estepa de la última glaciación.

Algunas fotografías que realice en el museo y que me parecieron interesantes son estas

Reproducciones a escala natural de venus del paleolítico. En el centro la venus de Willendorf.

Maqueta de enterramiento paleolíticos. Importante fuente de documentación a lo largo de toda la historia, ya que en este tipo de enterramientos en dónde encontramos gran parte del arte suntuario.


Aquí, os pongo una reproducción hiperrealista de un busto del hombre paleolítico. En él podemos ver como se decoraban el rostro y el cabello con elementos orgánicos.

Por último deciros que las reproducciones que realizó la artista Elisabeth Daynès, te dejan sin aliento.
Saludos y no dejéis de visitar a Lucy y sus compañeros!!!







JOYERIA DEL IMPERIO CAROLINGIO


Comprende los artículos realizados durante la dinastía de estos reyes francos, desde el año 751 hasta el reinado de  Carlomagno (800-814) y, posteriormente, bajo sus sucesores hasta el siglo X. En el año 800 el rey franco Carlomagno fue coronado por el Papa Emperador del Sacro Imperio Romano. Esto lo convierte en el primer soberano de occidente que portaba el título de emperador desde la caída de Roma en el 476. Con su reinado se termina de consolidar el Cristianismo durante los siglos IX y X.
Estuvieron muy influenciados por los bizantinos, que se enorgullecían de una herencia romana ininterrumpida.
Pocas piezas de joyería carolingia han sobrevivido, pero hay una valiosa evidencia documental en manuscritos. Testamentos del siglo IX registran que las mujeres legaban cadenas, broches, collares, anillos y pulseras en sus testamentos, mientras los hombres dejaban espadas, espuelas, cinturones y broches.
Carlomagno estableció leyes que limitaban el uso de las joyas por parte de los laicos a los estamentos más altos. Igualmente prohibió los enterramientos con posesiones terrenas, de ahí la falta de ejemplares. Las escasas joyas que nos han llegado eran aquellas que habían sido donadas a centros religiosos o catedrales.
Las limitaciones para el uso de joyas y el fervor religioso provocan un gran auge de la joyería religiosa. De hecho muchos orfebres eran monjes, y algunos de ellos han pasado a la historia por la calidad de sus joyas, como Mannius de Eveshan o Leo de Ely. Comienzan a adornarse con los mejores lujos objetos como cruces o libros santos.
Sigue utilizándose las tendencias del Imperio Bizantino: el color proporcionado por esmaltes y piedras
.

El estilo de esta joyería se caracteriza por el uso de gemas de colores, realzadas por una montura elevada y rodeada por piedrecitas que destacan la piedra central.

Es una época de religión oscura, ritual, en la que las reliquias desempeñan un papel muy importante y da lugar a una producción de joyería devocional.

Talismán de Carlomagno



SIX. Oro, 23 perlas, 8 esmeraldas, 8 granates, 3 amatistas, 5 zafiros, uno central (dos). Regalos del Califa Haroum-ar- Rachid hacia el emperador. Contiene un trocito de la sta. Espina fue encontrado alrededor del cuerpo de Carlomagno en 1166, cuando exhumaron su cuerpo. Está guardado desde 1919 en el palacio de Tau, cerca de Reims, capital dónde todos los reyes franceses eran coronados en Francia.
Corona de Carlomagno 



Probablemente esta corona fue realizada en algún lugar del oeste de Alemania a finales del siglo X, con algunos añadidos posteriores. Se empelaba durante la ceremonia d coronación, Corona imperial del Sacro Imperio Romano Germánico estuvieron custodiadas desde el año 1424 hasta 1796 en Nuremberg. Actualmente se encuentra en el palacio imperial de Hofburg Viena. Se conserva una copia exacta de la corona en el Ayuntamiento de la ciudad de Aquisgrán, situado en el mismo lugar que el palacio de Carlomagno.
La corona está realizada en oro y está decorada con 144 piedras preciosas y un número similar de perlas. No posee la forma habitual de las coronas, su base no es circular sino octogonal. En vez de un circulo cuenta con 8 placas orladas y redondeadas en su parte superior que se encuentran unidas por dos tiras de hierro remachadas en oro.
Las placas de la corona fueron realizadas con oro de gran calidad y decoradas con piedras preciosas y perlas incrustadas. Estas gemas no están facetadas, técnica desconocida en aquella época, pero fueron pulidas. Para resaltar su brillo, las piedras preciosas y las perlas fueron colocadas en aberturas realizadas en el metal y sujetas con alambre fino. (garras) de esta forma, al recibir la luz tiene la impresión de las gemas brillan desde el interior. Sobre la placa frontal está colocada la cruz latina realizada con los mismos materiales. La corona está cerrada con un arco. Hay 4 placas, de tamaño inferior al resto, aparecen representados personajes de las biblia, al estilo bizantino, están realizadas en esmalte alveolado o tabicado. En 3 de estas imágenes aparecen personajes del  Antiguo testamento y en una del nuevo. En las del antiguo aparecen: reyes; David, Salomón, y Ezequías junto al profeta Isaias. El personaje del Nuevo es Jesucristo que aparece situado entre 2 ángeles. Las placas restantes, denominadas placas de pedrería, están decorados únicamente con piedras preciosas y gemas.
Santa Fé de Conques

Los aderezos lujosos constituían una de las partes esenciales de la vestimenta. Se adapta el gusto por cierres, por los grandes y ricos botones hebillas, coronas, diademas de metales preciosos con perlas y gemas engarzadas, los zapatos y los guantes enriquecidos con piedras perciosas, se convierten en otros aderezos costosos. Los géneros estaban tejidos con hilos de oro, cuajados de perlas y otras gemas. En los dobladillos de los vestidos, en los bocamangas y también cruzando el traje en forma diagonal, usándose bandas de seda de unos 10 ó 12 cm de ancho, guarnecidas con planchas de oro esmaltado, perlas y piedras preciosas, siendo uno de los ejemplos más ilustres el de Santa fe de conques en Francia. Realizada en el año 900 aprox. En plata dorada incrustada con perlas y diamantes. Piedras preciosas, esmeraldas, rubíes, zafiros, topacios, ópalos, cornalinas, camafeos.
Monasterio Benedictino, relicario único que se conservado de los denominados estatua-relicario- Foy (santo en el que están sus reliquias) El interior es de madera. La cabeza podría ser una máscara carlomagna. Se ha dicho que pudiera tratarse de la máscara funeraria de un emperador romano. Tiene aspecto de pertenecer a un soldado
 

 

BIZANCIO Y LAS INVASIONES BÁRBARAS

El Imperio Bizantino o Imperio Romano de Oriente fue la parte oriental del Imperio Romano que sobrevivió a la caída de la parte occidental. La vida del imperio se considera que transcurrió entre los años 395 y 1453. El Emperador romano Constantino el Grande ordenó reconstruir Bizancio (la actual Estambul) el año 330, dándole el nombre de Constantinopla y trasladando allí la capital del Imperio romano.
Fue considerado por su situación geográfica el puerto de trueque más importante entre Oriente y Occidente, y después de el Cairo y Bagdad una de las bolsas mayores de piedras preciosas.
Fue el centro de la moda y la elegancia (Paris hoy en día)
Muchas cosas de los palacios han desaparecido (oro, piedras preciosas…).
Influencia helenística.

Tendencia a la suntuosidad y ostentación
Se señalan lugares sagrados con cruces de oro y piedras preciosas
Los objetos de oro, esmalte y piedras preciosas que salían del imperio bizantino gozaran de fama mundial.
Importancia situación estratégica.
Con la fé cristiana se termina la costumbre de depositar ofrendas en los sepulcros.
Fuente de documentación mosaicos (importantes saqueos)

El imperio Romano alcanzó sus máxima expansión en el siglo II d. C. Estaba unido más allá de sus propias fronteras, a China por tierra, vía la ruta de la seda y por mar a la India. Los últimos emperadores se contentaban con ocuparse de la defensa de las fronteras e incluso de retirarse, si era necesario, para protegerse de las llegadas del exterior. Esta operación dilatadora triunfo durante años. El ejercito llego a desempeñar un papel cada vez más importante. Alrededor del siglo IV, la mayoría del ejercito estaba compuesto por mercenarios germánicos que lo amenazaban. La conversión al cristianismo en el año 315 d. C, del emperador Constantino el Grande, la institución del cristianismo como religión imperial del Estado y la fundación de Constantinopla como la nueva capital del Imperio de Oriente, fueron cambios decisivos en el siglo IV. En el siglo V, las tribus germánicas irrumpieron en el Imperio. Odoacro suplanto al último emperador de Occidente y diversos reinos germánicos se establecieron en Italia, Francia y España. Sin embargo el cambio fue gradual y aunque, en menor medida, tanto el estilo de vida romano como sus instituciones, persistieron durante mucho tiempo.
A partir del siglo IV la actividad artística se centra en la parte oriental del Imperio Romano, cuando el centro de gravedad y de la cristiandad se desplaza a Oriente como consecuencia de las invasiones bárbaras.
En joyería, durante el Bajo Imperio Romano, fue importante el atavío militar. Hebillas de cinturón, fíbulas, fueron insignias de poder. En el ejército llevar el cingulum, un cinturón ancho que se abrocha con una gruesa hebilla, era característica obligada del traje militar. En provincias se daba la bienvenida a nuevos estilos rechazando lo clásico. Eran muy populares unos fantásticos broches en forma de animal y fíbulas de esmalte de brillantes colores.

El principal concepto que vamos a analizar en este tema será: “el de adecuar el arte a la nueva situación que es el surgimiento de la religión cristiana”.
En lugar del ideal de belleza el nuevo arte hace hincapié en el contenido espiritual y el significado simbólico del objeto.

El anillo, el brazalete, el colgante, la fíbula, conservan formas básicas originales, comunes en el pueblo romano. Pero el simbolismo cristiano se apodero ahora de estas formas concretas, con el propósito de expresar por su medio, una parábola de la biblia, cargado de esta manea de simbolismo.
Por ejemplo:
El ancla: simboliza el fin afortunado del viaje en la vida, utilizada en algún adorno cristiano.
El alfa: principio de algo.
El omega: el fin de algo
La cruz: representado a cristo, su muerte y resurrección
El pez: identifica a Jesús, cristo, hijo de dios.
Estas formas se ubican en anillos, fíbulas y otras alhajas.
Con el Edicto de Milán, la religión cristiana sale de las catacumbas y se convierte en religión oficial teniendo al emperador como su protector.
Se tendrá veneración a la iglesia, se levantan templos en todas las partes de imperio, se cubren altares de oro y plata.
Las reliquias sagradas se guardan en cofres de marfil y metal engarzados con piedras preciosas, al igual que los cálices y otros objetos litúrgicos y libros que entran en contacto directo con el sacerdote, se enriquecen con oro, perlas y adornos de esmalte, se magnifican, se levantan ante la profanidad cotidiana.
El orfebre se pone al servicio de la Iglesia, trabajando en monasterios.
Cada convento forma a sus propios artistas-artesanos.
Se establece talleres monásticos de orfebrería que trabajan para la iglesia, aceptando también encargos civiles, en particular de las cortes y los nobles.
Surge en esta época el anillo papal.
Las monarquías absolutas de los soberanos cristianos del Imperio de Oriente exhiben toda su suntuosidad en su vestimenta oriental, cuya riqueza se muestra en  materiales, como sedas, oro, perlas…
Adornos burgueses a tener en cuenta:
Solamente los varones, y al comienzo, collares rígidos como distintivo de su rango.
En cuanto al uso de collares flexibles, sobre todo oro y adornadas de buenas filigranas.
La fíbula, en cambio, era fuerte y grande, para sujetar sobre el hombro derecho la larga y pesada capa.
La sortija, conserva su gran importancia, especialmente como símbolo de status: para el hombre de oro, para la mujer plata o hierro, probablemente porque la mujer debía sumisión al marido (pero también se saltaban las leyes)
Mucha difusión logró el gran Arete Chato (aros, pendientes) en forma de luna, ejecutado en trabajo calado o adornado con pequeñas figuras.



Anillo 2.7 alto SVII d. c.
Hebras de metal onduladas y lisas. Forma un arco que sostiene un bisel terminado en forma de bóveda.

Anillo dorado y bronce, con granates 3.5 diámetro, corona de hojas de acanto, lleva engastado un granate bruñido.
Anillo de oro 3.4 con bisel con forma de cabujón.


 
Arriba: fíbula zoomorfa de bronce con esmalte. SII d.C.
Debajo: fíbula zoomorfa de bronce con esmalte SII d.C.
Hebilla de cinturón de oro. SVI-VII d.C. Hebilla de cinturón con forma delira, realizada en oro macizo, seguramente realizada en un taller imperial en Constantinopla
Brazalete de oro con filigrana. SV d C. La superficie de este brazalete está revestida de una filigrana y de granulado. El brazalete está engastado con un gran disco que contiene una sencilla bola. Bolas abovedadas que aparecen también en la banda lo mismo que unas delicadas cruces, que están trabajadas para integrarse en el diseño. La combinación de una banda ancha y grande y un disco central era muy popular en la época bizantina.


Corona de S. Esteban
Forma elíptica 203.9 mmx215.9 mm (mayor que el de una cabeza humana). El peso es de 2056 gr. La corona de S. Esteban está hecha en oro decorada con 19 imágenes esmaltadas, realizadas con piedras semipreciosas, perlas y alabandina (un mineral formado por sulfuro de manganeso). Posee tres partes
:
a) Diadema inferior: corona greca
b) las 2 bandas que se cruzan: corona latina
c) la cruz de la parte superior que en la actualidad esta torcida.
   
Posee 4 colgantes sujetos por cadenas a cada lado de la diadema inferior y otro situado en la parte posterior.
La corona griega:
2 piedras talladas de aguamarina. Aparecen representados: pantocrator, los arcángeles S. Miguel y S. Gabriel, S. Jorge, Demetrio de Tesalónica, S. Cosme y S. Damián. Aparecen inscripciones en griego 8haciendo alusión al fiel monarca de las tierras de los turcos) Aparecen placas esmaltadas.
La corona latina:
Fue diseñada para estar unida al borde superior dotando a ésta de una cubierta abovedada. Se transforma mediante estas 2 chapas de oro en corona cerrada. El simbolismo de una corona cerrada implica que el portador de la joya no se encuentra sometido a monarca alguno. Aparecen representados los apóstoles. La placa central se encuentra adornada con una imagen del Pantócrator, esmaltada mediante técnica del cloisonné (tabicado).
Se cree que se pudo añadir en el s XVI, pudo quedar torcida S XVII, dañada igual en el momento de cerrar el cofre de hierro en la que se custodiaba.
Pendientes de media luna, disposición de racimos de uva, granulado, alternados con perlas. Decoración esmaltada cloisoné , tabicado.

Ostrogodos
El historiador godo, Jordanes, narró en el siglo VI, el origen y la historia de los godos. Este pueblo germano abandono su patria en Escandinavia y se trasladó al sur. Alrededor del siglo IV se asentó en dos áreas al sur de Rusia al norte del mar Negro: los visigodos, al oeste y los ostrogodos mas retirados al este. Su prolongado contacto con la cultura mediterránea fue un factor decisivo en su historia posterior. En el año 374 d.C. los hunos, una horda asiática conducida por el temido Atila, irrumpió en Occidente. Su llegada creó una reacción en cadena conforme las tribus germanas huían hacia el oeste. En el año 454 d. C., los ostrogodos, derrotaron a los hunos. El imperio Bizantino concedió tierras a los ostrogodos en Nórica y Panonia, al norte y este de Italia. Teodoríco el Grande, el futuro rey ostrogodo de Italia, creció en la corte de Constantinopla.
Conquistó Ravena en el año 493. Se considera a sí mismo co-emperador de Constantinopla.
Joyería.
El contacto íntimo con Occidente permitió a los ostrogodos fundir influencias artísticas del Bajo Imperio, del cristianismo primitivo y bizantinas con sus formas nativas.
Sus joyas presentan animales estilizados. Criaturas semejantes al águila que surgen de las placas de las hebillas de cinturón.
La hermosa técnica de la incrustación utilizada en estas piezas la aprendieron de al sur de Rusia, pero se utilizo con particular exuberancia y se realzó con volutas incisivas, círculos continuos y otras formas orna
mentales.

Accesorios de bronce con granates. Hebilla con almandinas.

Hebilla de plata con cabeza de águila. Godas, sur de Rusia, SVI d. C. Hebilla que se ajusta al canon romano. La placa rectangular contiene un gran cabujón central y un borde con volutas. El extremo opuesto de la presilla termina en una gran cabeza de pájaro saliente, de perfil. el águila era la única imagen animal que era importante en el arte godo y fueron los godos quienes la llevaron a Occidente.

Hebilla de cinturón de bronce con cabeza de águila. SVI d. C.
El diseño de esta hebilla de cinturón juega con formas animales. La totalidad está dominada por una gran cabeza de águila, que se repite en el pequeño par de cabezas que conforman la presilla. La placa, una cabeza de águila, y la presilla están lujosamente decoradas con cheurones, espirales y círculos consecutivos. Los granates del cabujón añaden color y brillo a la pieza.

Fíbula arco dorada y plateada con granates. SVI d. C.
Broche formado por una cabeza semicircular digitada, un pequeño, pero muy abovedado, arco y un gran pie en forma de rombo que termina en la cabeza de un animal. Los dígitos horizontales y centrales y el borde del pie están decorados con granates en cabujón. La superficie del semicírculo, del arco del pie están embellecidos con ricos diseños de espirales.

Brazaletes en plata. SVI d.C.
Brazaletes en espiral, sus extremos se asemejan a cigarras, o posiblemente, a cabezas de serpiente.

Cuchara de marfil SVI-VII d. C.

Cuentas de colores y colgantes de bronce. Godos, sur de Rusia, SVI d.C. Las cuentas son de ámbar y cristal multicolor. Los colgantes de bronce se encontraron con las cuentas, formando parte de un único collar.


Visigodos
Godos- Ostros- Este
Visi- Oeste
Los visigodos conducidos por Alarico hasta Italia en el año 401, se establecieron, posteriormente, al sur de Galia y  a España. Establecieron su capital en Toulouse. Sindonio, un poeta contemporáneo latino, afirmó que la corte visigoda combinaba “la elegancia griega, la plenitud gala y el vigor italiano”. El poder emergente de los francos desafió a los visigodos a ir al norte, donde fueron derrotados de modo decisivo en Vouille, en el año 307. Su retirada a España supuso el traslado de la capital a Toledo. Los visigodos, que ya estaban muy romanizados cuando llegaron a  España, difícilmente pudieron provocar la ruptura con la cultura hispano-romana. La conversión al catolicismo de Recaredo (586-601) cimentó esta alianza. Alrededor del siglo VII los rasgos puramente germánicos de la cultura visigoda habían simplemente desaparecido. Cuando cayeron todos los enclaves bizantinos, el gobierno visigodo se extendió a toda España. Su reino perduró hasta la invasión musulmana en el año 711.
Joyería:
Fíbulas hechas con enormes láminas de plata son una forma temprana que los visigodos trajeron consigo de Oriente. Sin embargo, sus obras más impresionantes son las espléndidas hebillas con una superficie completamente  cubierta con piedras y cristal cortados y bruñidos brillantemente.

                                              
Hebilla de bronce con granates y cristal. SVI d.C. Hebilla de diseño intrincado, conserva el dorado original. Un cabujón oval en el centro se halla rodeado por medias lunas dobles de color verde y rojo así como por cuatro perlas. El marco contiene una estilizada voluta continua con forma de hoja.
Hebillas de bronce con cristal. s VI d. C. En estas hebillas la particularidad de su diseño nos muestra cómo se han engastado unos cabujones en la de arriba o celdas en la de abajo, dentro de una placa vacía.

Hebilla de cinturón de bronce con granate, cristal y hojuela de oro. S VI d.C. Almandinas cuadradas, rectangulares y en forma de S cubren toda la placa de la hebilla y realzan su elemento central. Una presilla oval, con una lengüeta ancha, sostiene de forma original tres incrustaciones de cristal.
Hebillas de bronce S VII d.C.
Cuatro anillos de oro S VI d. C.
Hebilla de bronce con hojuela de oro y cristal. SVI d.C. Hebilla con incrustaciones de cristal naranja y verde, están engastadas en hojuela de oro. Franjas de medias lunas, lentejas y rectángulos rodean un rectángulo central semejante a una rejilla.
Colgantes de bronce con cristal. SVI d. C.
Par de pendientes de plata y oro. SVI d.C. Bolitas huecas de filigrana ceñidas en el centro por una trenza, cuelgan de grandes aros . La técnica recuerda al trabajo de los griegos.

Colgante de bronce para jaeces. SVI d.C. El colgante para jaeces calado, contiene una representación de dos cabras una frente a la otra, separadas por un árbol o columna. Están de pie sobre una barra horizontal bajo la cual hay un modelo floral. El motivo de animales encarados simétricamente es muy antiguo. El árbol entre ellos se deriva del Árbol de la Vida, que tan a menudo se encuentra en el arte de Oriente Próximo. Jaeces para caballos como este descienden de los arreos de los jinetes de las estepas orientales.
 
 
Merovingios
Los francos fueron una oscura tribu germánica que ocupaba la densa selva al este del Rin. Se les menciona por primera vez en la historia en el siglo III d.C.
Cuando el futuro emperador Aureliano los combatió en Maguncia. Alrededor  del siglo V habían penetrado en Bélgica y en el norte de la Galia. En el año 493 su caudillo Clodoveo se casó con Clotilde, una princesa de Burdeos y cristiana ortodoxa. La conversión de Clodoveo fue un acontecimiento decisivo: como paladín de los católicos venció a los visigodos arrianos de Toulouse, que se retiraron definitivamente a España. Con esa victoria, los francos se convirtieron en el reino germánico dominante en occidente y la dinastía merovingia –llamada así por Meroweg, un antepasado semimítico- duró hasta el año 751 cuando Pipio  depuso  al último del linaje. El centro de poder de los merovingios había permanecido en el norte, un importante cambio en la historia occidental, que se aleja del Mediterráneo. Menos romanizados que los godos, los reyes francos no respetaron las sutilezas del gobernante romano. La costumbre franca de dividir el reino entre todos los hijos del gobernador desembocó en una gran matanza entre los herederos reales. 
Joyería:
Fíbulas digitadas, a menudo embellecidas con granates constituyen un legado del arte germánico desarrollado en el sur de Rusia. Elaborados broches disco embellecidos con gemas y filigranas se encuentran entre los frutos  más originales y magníficos de los orfebres  merovingios de finales de los siglos VI y VII.

Hebilla de cinturón con plata, lámina de oro y filigrana, marco calado. Placas de láminas de oro decoradas con filigrana. Hebilla de la reina Arnegunda, Tesoro de San Denis.


Hebilla de cinturón hierro con damasquinado en bronce. Decoración en plata.

Lombardos
Los lombardos o longobardos fueron los últimos en llegar al antiguo Imperio Romano. Originariamente habitaban áreas cerca del Mar del Norte, se trasladaron, por primera vez, al sur hasta la baja Austria, en el siglos V. Bajo el mandato de Albuino su rey, los lombardos invadieron Italia en el año 568. Fundaron su capital en Pavía en lo que continúa siendo Lombardía. Nunca conquistaron Rávena o Roma. La consiguiente división de la península itálica en norte y sur perduraría hasta la unificación bajo Víctor Manuel II, en 1869. Los lombardos, a diferencia de los visigodos o los francos, se aferraron a sus costumbres germánicas y se resistieron a integrarse con la población conquistada. Con el tiempo, los lombardos fueron derrotados por los francos, bajo  Carlomagno, quien fue coronado emperador en Roma en el año 800 d. C.
Joyería:
El arte lombardo es ricamente ornamental y conserva las formas animales entrelazadas de los germánicos del norte, combinando éstas con policromía en oro y piedras preciosas.
 
Fíbula en bronce.
Trenzas, volutas entrelazadas. Una enorme máscara con un animal con la mirada fija, se supone que son representaciones abstractas y esquemáticas de un animal. Su cuerpo aplastado y las muescas sugeridas por sus vísceras.
 
Vikingos
Los pueblos conocidos como vikingos- daneses, suecos, noruegos- se encontraban entre las últimas tribus que se atrevieron a salir de su patria en busca de riqueza y nuevos territorios. EL comercio había sido la actividad más importante de los escandinavos desde la Edad de Hierro, y hubo un comercio continuo entre Escandinavia y el Mediterráneo oriental. Aunque se utilizaron mucho las rutas terrestres fluviales, el mar era lo esencial para los vikingos, que eran unos consumadnos constructores de barcos y marineros. Desde el año 800-1000 d. C. los invasores vikingos lanzaban continuos ataques a las costas europeas tanto en el norte como en el Mediterráneo. Las crónicas contemporáneas cuentan el terror que inspiraban estos nórdicos, quienes saquearon y quemaron ciudades, iglesias y monasterios. Los invasores vikingos a menudo exigían tributo en roro y plata a sus potenciales víctimas. Monedas y ornamentos carolingios y anglosajones se encuentran en emplazamientos escandinavos. La conversión de los vikingos al cristianismo, que no se consiguió hasta el siglo XI, se atribuyó a San Olaf.
Joyería:
El arte vikingo presenta una pasión por la ornamentación compleja y tiende a rellenar todo el espacio disponible con criaturas entrelazadas, enroscadas y retorcidas. Las mujeres a menudo llevaban parejas de broches abovedados, algunas veces, en forma de cabeza de oso.

Pendientes de plata con granulado, 4.3 diámetro, 2 bolas huecas con granulado y alambre enroscado flanquean un gran ornamento central. La bola central tiene bultos cónicos y granulados.
Posible abertura del pendiente